miércoles, 27 de noviembre de 2019

Familia y dispositivos electrónicos


En nuestra sesión de este mes, hemos tratado el papel de los dispositivos electrónicos en nuestra vida y  el uso que  hacemos de ellos. Es evidente  que  nos facilitan enormemente  la vida,  pero  al mismo tiempo debemos reflexionar sobre el lugar que ocupan en nuestra familia.

¿Qué ven y a qué juegan nuestros hijos? Si establecemos con ellos un diálogo de confianza y les contamos los peligros a los que están expuestos, es posible que puedan comunicarnos las páginas que visitan, los contenidos que ven y a los youtubers que siguen.
Actualmente la mayoría de los juegos suelen ser  adictivos e inmediatos, anulando en nuestros hijos la capacidad de reflexión y dificultando su entrenamiento en la espera y la paciencia. Establezcamos con ellos un horario de juego que les sirva como refuerzo a una tarea realizada.

Es recomendable que acordemos momentos y  lugares en los que ningún miembro de  la familia utilice pantallas o tecnología, aplicable a las horas de las comidas, en el dormitorio por la noche, en las actividades que se realicen juntos… De esta forma evitaremos que interfieran en nuestra relación familiar. A veces hacemos un mal uso de la tecnología cuando robamos tiempo a actividades como pasar tiempo con la familia o con los amigos.

Debemos evitar conectarnos a más de un dispositivo a la vez, así favoreceremos la concentración y evitaremos la sobreestimulación. También haremos lo posible para prevenir la fatiga visual: teniendo una buena iluminación, realizando descansos, ajustando adecuadamente el brillo y el contraste, y no utilizándolos cuando estemos demasiado cansados.

Sobre todo que nuestros hijos nos vean hacer un uso responsable de las pantallas. Nuestro ejemplo es muy importante para que ellos aprendan y será muy positivo que nos vean leer, escuchar música, hacer deporte, jugar con ellos, ir al cine, etc.

Agradecemos mucho vuestra asistencia y participación, fue muy enriquecedor comprobar como os implicáis en mejorar vuestra labor educativa. ¡Muchas gracias!






miércoles, 1 de mayo de 2019

Nuestra sesión de Abril

En esta sesión tuvimos la ocasión de poder contar con familias que compartieron con nosotros sus inquietudes y dudas. En un entorno de confianza y cercanía, donde la participación directa fue la protagonista, disfrutamos de un ambiente de enriquecimiento y  acompañamiento educativo. Hablamos del valor de educar en el esfuerzo, de la frustración en los más pequeños y de las relaciones sociales en los adolescentes entre otros temas.

También invitamos a las familias a nuestras Jornadas Formativas de Altas Capacidades que se celebrarán los próximos 17 y 18 de Mayo, donde tendrán la oportunidad de conocer la metodología de trabajo de nuestro centro a través de talleres prácticos, además de poder disfrutar de los grades profesionales de la educación que nos acompañarán.

Os agradecemos mucho la excelente acogida de las sesiones celebradas durante este curso; ha sido muy enriquecedor para todos y os invitamos a acompañarnos en las que celebraremos próximamente.

miércoles, 27 de marzo de 2019

Hábitos de estudio


Qué importante es que nuestros hijos adquieran unos buenos hábitos de estudio. Quizás en los primeros cursos crean que no lo necesitan porque con las explicaciones de clase tienen suficiente para conseguir aprobar con buenas notas las asignaturas. Pero a medida que el nivel va aumentando, sobre todo en la educación secundaria, se van a encontrar con que sólo atendiendo en clase no será suficiente para aprobar. Es aquí cuando muchos de ellos van a comenzar  a suspender asignaturas, porque además, como no suelen saber  estudiar, no han adquirido un buen hábito de estudio.

Por eso es tan importante que desde pequeños les ayudemos a adquirir una rutina de trabajo diario, que si bien al principio no necesita estar relacionado con las tareas escolares, a medida que el nivel lo requiera, se convertirá en el hábito necesario.

Para ello será conveniente estructurar su tiempo con cada una de las rutinas diarias incluyendo además las actividades extraescolares y el tiempo libre para juego. Así sabrán lo que deben hacer en cada momento y esto les aportará seguridad. A medida que lo vayan poniendo  en práctica durante un tiempo prolongado, quedará convertido en una rutina y por tanto en un hábito que les ayudará durante todo su desarrollo.



Muchas gracias por la gran acogida que una vez más ha tenido nuestra sesión mensual. Tuvimos ocasión de compartir muchas de vuestras preocupaciones respecto a la educación y atención que vuestros hijos necesitan.  ¡Os esperamos en la próxima!




miércoles, 27 de febrero de 2019

EDUCACIÓN Y AACC

Excelente grupo de familias con las que pudimos disfrutar hablando de educación y Altas Capacidades en nuestra sesión del 25 de Febrero.

Son muchos y diferentes los temas que os continúan preocupando: la falta de apoyo educativo en la mayoría de centros escolares, hábitos de estudio y paso a secundaria, la presión del bachillerato, cuándo hablar de alta capacidad con nuestros hijos, desmotivación escolar incluso en infantil y recursos para enriquecerlos desde casa, entre otros.


Nos encantó compartir esta sesión con vosotros y os invitamos a acompañarnos en la próxima. 



¡Muchas gracias por vuestra participación!



martes, 12 de junio de 2018

AACC, educación y orientación familiar.

Celebramos la última sesión de este curso repasando las características de los alumnos con altas capacidades, así como las áreas y percentiles que los definen. Aclaramos algunos falsos mitos que circulan sobre el tema, y además compartimos con las familias asistentes diferentes pautas para educar con éxito:


  • Fomentar su autonomía
  • Ayudarle a reconocer y gestionar sus emociones
  • Trabajar con ellos la motivación y el aplazamiento de la recompensa
  • Generar buenos hábitos de conducta

Dotemos a nuestros hijos de las herramientas necesarias para ser felices.

Fue muy enriquecedor poder contar tanto con las familias que nos siguen asiduamente, como con familias que acaban de conocer las características de sus hijos.

                 ¡Gracias a todos por vuestra asistencia y por visitarnos en el blog!

        ¡Os deseamos un feliz verano en familia, y os esperamos en el próximo curso!



miércoles, 11 de abril de 2018

Nuestra sesión de Abril

Queremos dar las gracias a las familias que compartieron con nosotros el encuentro de Abril.

Además de resolver dudas y compartir experiencias, tuvimos la oportunidad de ayudar a las familias de nuevos niños detectados a resolver algunas dudas e indicar las primeras acciones a realizar en el centro escolar. 

¡Muchas gracias por vuestra asistencia!

jueves, 22 de febrero de 2018

Ayudando a nuestros hijos


Nuestros hijos no aprenden lo que les enseñamos, aprenden de nosotros, de nuestros miedos, nuestros hábitos, nuestras ilusiones, nuestros valores y nuestros sueños.

¿Cómo ayudamos a nuestros hijos? Sobre todo fomentando el afecto, la empatía y el buen clima familiar. Aceptarlos como son, teniendo muy presente que ante todo son niños y que como tales, tienen unas características que no deben ser ignoradas ni subestimadas.

El Dr. Javier Berché Cruz, experto en altas capacidades, nos indica una serie de consejos que pueden contribuir a favorecer las relaciones familiares entre padres e hijos con altas capacidades:

1. Ellos necesitan amor, pero también control; atención, pero también disciplina; autodependencia y responsabilidad.
2.  La concordancia entre los sistemas de valores de los padres es importante. No tienen que existir grandes desacuerdos entre ellos. Las pautas educativas deben ser comunes y aceptadas por ambos progenitores. Si estos niños perciben fisuras entre ellos, pueden aprovechar esa situación. No nos olvidemos que son muy inteligentes y tienden a manipular hechos.
3.  Los padres deben involucrar a sus hijos en tareas a edades tempranas, tales como: la autonomía en actividades cotidianas, contar, saber las horas, usar correctamente el vocabulario y la pronunciación, desenvolverse por el entorno más cercano… todo ello enfocado a desarrollar la responsabilidad. Este va a ser el pilar básico en la evolución personal, pero también muy importante en el académico.
4.     Los padres deben enfatizar la expresión verbal, la lectura, discusiones o debates de ideas; potenciar la poesía y la música que ayudan a expresarse; favorecer una buena actuación en la escuela… Nos gustaría resaltar en este punto que el objetivo de la intervención en el colegio no debe ser únicamente el “brillante rendimiento académico”, hay otros factores ligados a las AACC          –creatividad, relaciones sociales, comportamiento…- que habrá que potenciar.
5.   Evitar la rutina, mantener una vida familiar sana, activa, rica… esto ayudará a fomentar un clima de tranquilidad en el que todo niño debe desarrollarse.
6.   Hay que enseñar a los niños a manejar los libros y las enciclopedias que haya en casa para ofrecerles recursos y satisfacer su curiosidad intelectual.
7.  Promover salidas a museos, galerías de arte, lugares históricos… de forma que se vayan ampliando sus conocimientos. No debemos limitar este tipo de actividades a las que se hagan en los centros educativos. El hecho de realizarlas con la familia es muy importante ya que perciben a su núcleo como parte activa de su educación.
8.   Los padres no deben callarse ante un niño que hace preguntas ni regañarle porque parezcan impropias o incluso prohibidas. Hay que tratar de dar unas respuestas satisfactorias y, si no podemos responderles, orientarles hacia una fuente de información que les ayude a resolver sus dudas.
9.  Hay diferencias entre “empujar” y “estimular” intelectualmente. Hablaríamos de “sobre estimular” en lugar de empujar. Existen casos de niños que están agotados y abarrotados de información por parte de sus padres, y como hemos dicho con anterioridad, son estos los que los exhiben entre sus familiares y amigos.
10. El niño con altas capacidades tiene habitualmente un amplio y versátil abanico de intereses, pero puede ser incapaz de concentrarse en un área por largos periodos de tiempo. De ahí que la familia deba estimular también sus aficiones y hobbies.
11. No tenemos que reprimir sus actitudes directas, indirectas o no habladas –las fantasías, los amigos imaginarios- o sus juegos inusuales. No debemos reírnos de ellos, sino divertirnos con ellos, comentar sus ideas y continuar los temas.
12. Los padres tienen que evitar sobre estructurar su vida y permitirles libertad; sobre todo en cosas no importantes para que asuman responsabilidades y se den cuenta de sus actuaciones.
13. La familia no debe presumir ni extralimitarse en su autoridad, excepto en los casos de crisis; es decir, hay ocasiones en las que los niños abusan de su capacidad de diálogo, y la conversación puede incluso no tener fin… y va dirigida a conseguir un objetivo para su propio beneficio (hablamos de conseguir acostarse más tarde, ir a algún sitio, ponerse lo que quieran de ropa…). En estas ocasiones, mantener una actitud firma ante una demanda resulta bastante difícil.
14. Los niños son impacientes con los convencionalismos, se les debe hablar francamente sobre la importancia de estos.
15. Dialogar sobre la necesidad de respetar reglas disciplinarias. Normalmente, ellos tienen muy desarrollado el sentido del deber y prefieren un argumento racionalizado.
16. Estimular sus habilidades con actividades privadas; es decir, formar parte de grupos diferentes a los habituales de su centro educativo, donde las oportunidades de formación o relación sean diversas. Proporcionarle ocasiones de viajar solos cuando sean mayores y de visitar a sus amigos.
17. Mejorar su sentido del gusto a través de los medios de comunicación: televisión, radio, cine, lectura…; debatir sobre “las bases” de los diferentes gustos, opiniones y aficiones; proporcionar experiencias con nuevas formas de expresión a través de las diferentes ramas artísticas (música, pintura, mimo…). En definitiva, facilitarles que se muestren “como adultos”.
18. Dedicarles parte del tiempo exclusivamente a ellos, escucharlos con atención y conversar razonando.
19. Los padres, por supuesto, deben ser “buenos ejemplos” para los niños. También es adecuado presentarles personajes valiosos e interesantes de ambos sexos que hayan sobresalido a lo largo de la historia.
20. Mantenerse informados sobre las diferentes becas y ayudas, tanto específicas para el alumnado con alta capacidad intelectual, como sobre cualquier ayuda relacionada con los estudios y formación en general (cursos de verano, idiomas, salidas al extranjero, intercambios culturales…)
21. Trabajar para hacer que la sociedad comprenda el concepto de altas capacidades intelectuales, haciendo todo lo que esté en las manos de cada uno para conseguir eliminar los falsos mitos y tabúes relacionados con este tema.
22. Ofrecer el apoyo necesario a la acción comunitaria para la puesta en marcha de los programas educativos especiales para ellos.

Además, no debemos olvidar la influencia de la familia en el rendimiento académico de sus hijos y, más en el caso de las altas capacidades. Está comprobada la relación entre el clima familiar positivo, intereses personales elevados y oferta de un soporte emocional adecuado con un buen rendimiento académico y éxito escolar de los hijos. También favorecerá su integración social y su desarrollo emocional, todos ellos factores necesarios para un buen crecimiento personal.